INICIO2018-10-12T13:36:40+00:00

Obispo Olmsted quiere escuchar de usted. Revisará sus respuestas y compartirá la información con sus hermanos Obispos.

COMPARTE TUS PENSAMIENTOS
SHARE YOUR THOUGHTS

Fidelidad

Mantener nuestros ojos fijos en Jesús, nuestro Salvador y Señor

El principal problema que enfrentamos hoy en la Iglesia es el encubrimiento por parte de miembros de la jerarquía de conducta sexual inapropiada por parte de miembros del Clero. Además, no hemos implementado un sistema adecuado de responsabilidad para los obispos que han ofendido, es decir, para aquellos que han abusado sexualmente de niños y/o han acosado a adultos.

La capacidad de corregir adecuadamente la mala conducta de los obispos y cardenales, se ve agravada por la falta de algo en el lugar al tiempo presente para hacer frente a este grave escándalo de una manera eficaz y exhaustiva. Se necesitan formas efectivas para enfrentar directamente los años de encubrimiento de estas atrocidades, por parte de obispos y miembros de la Santa Sede en Roma. Para poner esto en práctica, los obispos debemos hacer lo que podamos en nuestras propias diócesis, y luego en el nivel de cada conferencia nacional: también necesitamos el liderazgo y la estrecha colaboración del Santo Padre.

A medida que se hacen esfuerzos para abordar el escándalo de encubrimiento, es importante no olvidar el sufrimiento de las muchas víctimas de abuso sexual en la sociedad. Por esta razón, las “Misas de Sanación” todavía son muy necesarias. Durante los últimos 15 años, hemos tenido Misas de Sanación cada Adviento y cada Cuaresma para aquellos que han sido maltratados por miembros de la Iglesia o por otros en la sociedad. Por supuesto, estas Misas de Sanación no abordan el encubrimiento, pero sí ayudan a las víctimas, a sus familiares y amigos. Esto no debe y no debe ser una distracción de la necesidad de centrarse en la corrupción dentro de la jerarquía.

Quédese en: La Iglesia lo necesita. No es un accidente o una coincidencia que estemos aquí en este momento de la historia. Confíe en que Cristo nos está guiando como sus discípulos y que Él nos está pidiendo que demos de nosotros mismos. Más…

Ábrase: Sus experiencias importan. Los alentamos a hablar entre usteded para compartir sus historias de fe y dolor – ya sea con un confidente de confianza, su párroco, a través de las redes sociales o mediante las oportunidades en este sitio web.

Arrodillarse: orar. No llegamos a ninguna parte sin ella (la oración). Ore por su propia santidad, por la misión de la Iglesia y por todos los que han sido heridos por un miembro de la Iglesia. Más…

Hable: su liderazgo en su comunidad parroquial y en la Iglesia en general se necesita ahora más que nunca. Puede ser un líder trabajando para hacer una diferencia positiva en la vida de la Iglesia. Lo escuchamos y lo invitamos a aprovechar las oportunidades en este sitio web para que sus voces sean escuchadas. Comparta tus pensamientos

Mantengamos nuestros ojos fijos en Jesús, nuestro Salvador y Señor.

Juntos debemos continuar avanzando en nuestra misión como discípulos de Cristo y testigos fieles de Su Evangelio, siempre manteniendo nuestros ojos fijos en Él.

Unidos en la fe y en la oración,

Obispo Olmsted